lunes, 6 de octubre de 2014

El Efecto “Joga Bonito”, por Gilberto Romero Luna @gil_romero95

Todo aquel que conozca de fútbol se acordará de esa selección brasileña, que por lo visto ya no existe, que daba verdadera cátedra de lo que era jugar al fútbol, esa selección que enamoraba a cualquier aficionado que la viera, teniendo como su principal arma a Ronaldo de Asis Moreira “Ronaldinho”. Ese “Scratch du oro” arrasó con todos los torneos y hacía ver el fútbol realmente entretenido, cosa que realmente se extraña.
En el fútbol mexicano pocos han sido los fichajes de extranjeros que ha causado revuelo, siendo el último de estos el de Josep Guardiola, actual entrenador del Bayern München, quien vino a los Dorados de Sinaloa en 2005 y dio de que hablar, aunque ya estaba al borde del retiro por lo que no vino precisamente a jugar.
En el último día de transferencias de este año Olegario Vázquez, quien recientemente adquirió al Club Querétaro, anunció que ese astro que movió al mundo y ganó el mundial del 2002 vendría a México a su club. Esto causo casi una revolución e inmediatamente salieron pseudo-seguidores del club, pues quien no moría por ver al jugador. En realidad el último fue el español Luis García, quien jugo en el Liverpool de Inglaterra y llego a Puebla, pero este no llamó tanto la atención y en cuanto dejó al cuadro de los ángeles y se fue a Pumas bajó su nivel notablemente, al grado de que fue regalado a un equipo Qatarí.
En la primera jornada de este torneo, aún sin Ronaldinho, el estadio “La Corregidora” de Querétaro registró una asistencia de 26,600 y eso porque se enfrentaron a los Pumas, quienes siempre llevan miles de aficionados por sus barristas, a comparación de cuando enfrentaron a Pachuca que ese día hubo 17,900 asistentes. Esos días los boletos costaban en promedio $120, por lo que entre esos dos juegos se presentaron ingresos por $5’340,000.00.
Simplemente el día de la presentación de Ronaldinho, junto con el morbo de Cuauhtémoc enfrentando al brasileño, el estadio presentó lleno total con 35,600 boletos vendidos y el precio, gracias a la gran demanda, se subió a $250 promedio, por lo que se presentaron ingresos por $8’900,000.00, mucho mas que la suma de las dos jornadas anteriores.
Pero esto no solo afecta positivamente a su club, pues también otros clubes se han visto beneficiados con la llegada del gran jugador y Jorge Vergara tiene mucho que agradecerle a Olegario, pues pasó de tener un promedio de 15,000 asistentes y tener que bajar los boletos a $100-500 a tener 47,000, esto pese a que subió el precio a $400-1200, algo que creo fue un acto injusto del empresario Jalisciense.
En conclusión, podemos concordar en que sería una gran idea seguir trayendo este tipo de jugadores, que pese a que se encuentran quizá al borde del retiro futbolístico causan gran revuelo entre los aficionados y atrae a más público y genera que tanto la venta de camisas del equipo como la asistencia a los estadios crezca y genere que tanto nacional como mundialmente, el fútbol mexicano tenga mejor nivel y sea más visto y conocido. Porque no, si ya pudo uno, porque no traer más.
Bibliografía



La Economía en los Deportes, por Gilberto Romero Luna
Finanzas
1º Semestre

Twitter:@gil_romero95

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.