martes, 7 de octubre de 2014

LA PRIMERA IMPRESIÓN, ¿SIEMPRE ES LA MEJOR? , por Marianne Gómez Martínez @marianne_mgm

Hoy en día, se busca el hecho de ser emprendedor y ampliar o crear un negocio propio, sin embargo, como sabemos para poder realizarlo se necesita de capital. Las primeras impresiones son importantes en el mundo de los negocios, así que para atraer la atención de los inversionistas se necesitan varios consejos a seguir, algunos de ellos son los siguientes:
Primeramente, se debe presentar la idea y/o el proyecto, una presentación inolvidable, concreta y creativa para darse a conocer ante inversionistas, los cuales se deben “enamorar” de la idea.
Los inversionistas buscan un buen modelo de negocio, para lograr que les guste, uno mismo debe creérselo primero, debe creer en las ventajas, beneficios y fortalezas que el proyecto posee. De igual forma, uno mismo se debe respetar y reconocer así mismo, al igual valorar la aportación de ideas y mejoras propias, puesto que si uno no lo hace, los demás no lo harán y menos los inversionistas. Claro, no al grado de parecer arrogante.
La misión que el proyecto tenga debe ser llamativo y concreto.
Se le debe impresionar a los inversionistas con las proyecciones financieras, ellos buscan que las metas financieras y sociales estén conectadas, ya que esto agranda el impacto que la empresa puede llegar a tener en la sociedad, siendo así, un impacto positivo.
No puede faltar el tener un gran equipo de trabajo que sea capaz de llegar a la empresa a cumplir su objetivo.
Los inversionistas quieren ver con transparencia al personal que planificará la manera en que se llevarán a cabo todas las operaciones y transacciones posibles para poner a la entidad en alto junto con grandes líderes que encaminen al equipo.
No se debe ofrecer o dividir más de un tercio de tu empresa a los inversionistas, cuando la empresa vaya creciendo con el tiempo se necesitarán nuevas inversiones e inversionistas, por lo tanto, se deberá entregar más parte del negocio más adelante, la visión a futuro es de suma importancia.
El estar preparado nunca está de más, pueden llegar a tener dudas y hacer preguntas sobre la rentabilidad del negocio, para solucionarlo se debe hablar con confianza acerca de ese punto, estar listo ante cualquier duda que surga. Si es posible, se podría hablar de una experiencia personal para hacer amena la presentación e incluso una experiencia relacionda con el negocio que se desea empezar y enfatizar el interés que se tiene en ello.
La actitud es muy importante (nunca mostrarse a la defensiva ayuda de manera significativa), se debe tener una mente abierta y positiva, el saber escuchar es una gran fortaleza que debe ser reconocida también. Si se llega a la presentación con este tipo de actitud mostrando entusiasmo e ilusión, se transmitirá la creencia en el proyecto y hará que quieran colaborar.
Otro consejo pero no menos importante es no tenerle miedo al fracaso. El fracaso puede llegar a ser muy útil pues se aprende de los errores, si el empresario sabe ordenar y sacar ventaja de las problemáticas, le da la oportunidad de hacerlo mejor en el próximo intento. No debe de haber desánimo pues hay una oportunidad de aprendizaje y experiencia.

Bibliografía
Consultado el 02 de octubre del 2014, a las 14:30 pm.
Clifford, Catherine. Planes de Negocios. “3 Tips antes de buscas inversionistas”. Consultado el 01 de octubre del 2014 a las 11:00 am.
Argüelles, Tristán. eHow en Español. Cultura y ciencia. “¿Por qué el fracaso es indispensable para el éxito?”. Consultado el 03 de octubre del 2014 a las 22:00 pm.





Finanzas hoy, mañana y siempre, por Marianne Gómez Martínez
Finanzas
1º Semestre

Twitter:@marianne_mgm

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.