martes, 3 de febrero de 2015

Año de elecciones, pero seguimos igual. , por Roberto Herrero Buhler @rob_herrero


Este año en nuestro país es época de elecciones intermedias; sin embargo hay varias situaciones que vale la pena destacar, aunque por desgracia no son destacables de manera positiva.
Hablemos primero de los llamados "chapulines", funcionarios públicos que no terminan un encargo público, y quieren saltar a otro. Se podría pensar que esto no tiene algo corruptible, pero en realidad nos dice mucho este tipo de actitudes. Lo que nos llega a la mente es que muy posiblemente no les importa tener una posición en el gobierno para aportar algo a la sociedad, como en esencia política debería de ser, sino para obtener algo de ella, es decir buscan beneficio propio.
Pero no es ese el único problema que causan, otro más es que imposibilitan la entrada de nuevas mentes, es necesario el constante cambio y renovación de ideas y concepciones, en especial cuando muchos de ellos no realizan un buen trabajo, cuando la corrupción es la que muchas veces prevalece.
Otra situación que estamos viendo es la gran cantidad de candidatos que no tienen el más mínimo conocimiento de lo que realmente van a hacer pero buscan algún puesto en el gobierno. Muchos de ellos reconocen su falta de preparación, pero que lo razón de lo que hacen es porque están cansados de que nadie haga algo contra la ola de problemas que hay en nuestro país.
Esto nos hace dar cuenta del verdadero problema que hay en México. Se supone que los que gobiernen sean los mejores, sean personas de bien, con conocimientos e ideas, aquellos que sean un verdadero ejemplo para la ciudadanía. Que puede tener de esto un cantante, un futbolista o un humorista, no digo que no existan los casos, pero son excepciones. Por desgracia, ante el poder que muchos de ellos tienen en la sociedad no dejo a un lado la posibilidad de que pueden ganar.
A lo que voy es que la “democracia” en la cual vivimos permite este tipo de mofas. Pero esto tiene una razón profunda,  y es porque vivimos en un estado fallido, un estado que no hace lo que debe de hacer. Ante la imposibilidad del gobierno, la gente comienza a sentirse defraudado. Muchos son los casos, y los vemos de distintas maneras, incluso al nivel de que hay poblaciones donde la ciudadanía es la propia policía y el Estado no tiene jurisprudencia.
En fin, los problemas son bastos, y la principal causa es solamente una, la ética, la falta de ética por parte de muchas personas, no vale generalizar, pues hay gente que si hace lo que debe de hacer. Pero muchos son los que no, y por desgracia contaminan la estructura; estructura ya muy degradada y que no se le ve salida. Incluso parece ser que el cambio o la transición a un mejor Estado es casi improbable.
No es bueno ser pesimistas, sin embargo, observando los sucesos actuales y todo lo que envuelve al mundo político no dejan de ser noticias que nos demuestran lo mal que hoy en día estamos; tan mal acostumbrados estamos que ha solo hacemos mofa de todo lo que vemos.
Solo nos queda hacer nuestro trabaja diario y mejorar día a día como personas y como sociedad, pues recordemos que el gobierno es el reflejo de la sociedad.


OPINIONES DE PESO, por Roberto Herrero Buhler
Economía
4° Semestre
Twitter:@rob_herrero

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.