miércoles, 27 de agosto de 2014

Economía mexicana a prueba, por Roberto Herrero Buhler @rob_herrero


Economía Mexicana a prueba, por Roberto Herrero Buhler


México se encuentra ya en el tercer trimestre del año, y los datos recabados de la primera mitad no son nada alentadores, aunque para nuestro presidente Enrique Peña Nieto las cosas no son así. Él destaca que en los últimos 12 meses, el empleo ha crecido a una tasa de 3.7%, y que el empleo en el sector de la construcción creció 8.2% a tasa anual.
Además destaca que los beneficios de las reformas estructurales se darán de manera gradual y en el tiempo. En materia de empleo, el IMSS informó que en julio se crearon 37 mil 457 nuevos empleos formales, es decir, 7 veces mayor a la de julio de 2013.

Mientras Peña nos dice esto, los datos del Banco de México nos dicen otra cosa, pues éste volvió a bajar su pronóstico para el crecimiento de la economía a un rango de 2.0 a 2.8 por ciento, más reservado al 2.3 a 3.3 por ciento para 2014. En materia de inflación, proyecta que el índice de precios se ubicará debajo del 4 por ciento al cierre de este año, para disminuir a niveles cercanos al 3 por ciento a comienzos del 2015. El órgano tiene un objetivo de inflación del 3 por ciento +/- un punto porcentual. Hasta julio, el índice de precios se ubicó en 4.07 por ciento en la medición interanual. Banxico también estimó que este año se generarán 570 a 670 mil empleos y para 2015 estimó entre 620 mil y 720 empleos formales.

Como podemos ver, los números no son tan alentadores hasta ahora, pero si es importante recordar que habrá cambios más significativos en próximos meses, causado por las reformas estructurales. No obstante, hasta ahora solo podemos decir que serán cambios, pues aún no sabemos si serán positivos o negativos. Claro que el fin de las reformas estructurales es el crecimiento económico del país, pero eso es en la teoría, ahora hay que ver su desarrollo y aplicación, esperando que sean benéficas

Podemos ver que un índice que parece fortalecerse es el del empleo, y esto si vale la pena destacarlo, pues de alguna manera puede decirse que se compensa respecto a los otros índices negativos.

Claro que se convierte en una compensación más que nada de fidelidad social, para ganarse de nuevo el ánimo de la gente, pues existe un importante desapego con el actual gobierno, donde cualquier alza, por más insignificante o hasta engañosa que pueda ser, será muy significativa para justificar las acciones del presidente.

Esperemos que en próximos meses los números mejoren, que se mantenga lo más estable posible la estimación del alza en el PIB. Pero para esto deben mejorar muchas situaciones que perjudican drásticamente el posible desarrollo económico. Principalmente se deben poner las reglas bien claras en todas las nuevas reformas estructurales, pues si esto no se hace así, acabarán siendo perjudiciales para nuestro país.

Las regulaciones pueden llegar a ser lo más importante, dado que de esta manera las dos partes saldrán beneficiadas y no se beneficiará una sobre la otra. Ya que uno de los mayores temores es que las reformas terminen siendo negativas, causando más problemas de los que se querían resolver, y a lo que principalmente me refiero es a la corrupción, pues la apertura que se le está dando al mercado de los energéticos está creando incentivos perversos para que gente busque enriquecerse. 

Por lo mismo, me atrevería a decir, que una de las más importantes aristas que deben de tomarse en cuenta para que sean fructíferas las reformas y los números sean positivos es que se prepondere la búsqueda del perfecto cumplimiento de las leyes, mismas que deben ser más que claras y atinadas para legislar.


Bibliografía:





OPINIONES DE PESO, por Roberto Herrero Buhler Economía 3er Semestre Twitter:@rob_herrero

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.