martes, 2 de septiembre de 2014

El miserable salario mínimo, por Roberto Herrero Buhler @rob_herrero

El miserable salario mínimo, por Roberto Herrero Buhler



Durante las últimas semanas el principal debate es el alza en el salario mínimo en nuestro país, salario que se encuentra en los 67.29 pesos al día. Éste es el más bajo entre los países que integran la Alianza del Pacífico, lo que representa un verdadero problema.

Por supuesto que el salario debe subir, pero el problema es cómo se debe hacer.

El gobierno quiere estipularlo y subirlo por medio de un decreto, y sabemos bien que esto no puede ser así, el salario debe de estar ligado por un aumento en la productividad, y el aumentarlo sin que la productividad haga lo mismo provocará inflación, esta es la postura de muchos estudiosos de la materia.

Y claro que tienen razón, pero hasta cierto punto; primero, es importante decir que solo un porcentaje de los mexicanos ganan el salario mínimo como tal, se estima que 13.70% de la población ocupada, poco más de 6 millones de mexicanos, si a esto le agregamos que los últimos 25 años el poder adquisitivo ha caído 70%, y la productividad no ha caído en esa magnitud y que el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía con base en horas trabajadas creció 0.3% anual. Nos podemos dar cuenta que no está completamente ligada la productividad con el salario mínimo.

Lo que está claro es que no puede subir el salario por un mero decreto, si no es más bien un acuerdo entre empresas y gobierno en beneficio de los trabajadores, la idea es la de una alza gradual donde el impacto no sea completamente sobre el empresario, sino crear esquemas que permitan un incremento de los salarios como una disminución en los impuestos de la nómina de las empresas para que se traslade al aumento del salario de alguna manera.

Otro punto importante para un alza en el salario, es que no debe de ser general, si no sobre una población objetiva, sobre aquellas personas realmente lo necesiten, y que es tan solo el 13.70% de la población mexicana como ya se había mencionado.
Por lo mismo, el alza al salario mínimo tiene un importante sustento para que pueda realizarle, pero hay que ser cautelosos y cuidadosos, pues si no ‘‘terminara saliendo más caro el caldo que la gallina’’.

Pero dejando un lado la parte económica, abandonemos los números y pensemos en personas, porque quienes reciben esa miseria de salario son personas que deben alimentar a toda una familia, solo hay que ser racionales para contestarnos si está bien o no el aumento al salario mínimo.

Tal vez el verdadero problema viene desde el pasado, cuando se instauro por decreto que el gobierno pondría un piso al salario, y esto jamás debió de haber pasado, pues terminó generando un problema más grande y desvirtuando el mercado laboral, sin embargo eso ha quedado atrás y es hora de comenzar a remediarlo.

El gobierno tiene un gran reto aquí, pues no solo hay que dar un alza en el salario, lo importante aquí es que conforme se dé un alza gradual, se fortalezca la economía mexicana. ¿De qué manera? Este es el verdadero problema pero principalmente habrá que concentrarse en aumentar la inversión, tanto interna como externa, reforzar la economía formal, y principalmente, poner reglas claras, porque uno de los mayores problemas gira en torno a la corrupción, y habrá que comenzar a cambiar aquí si queremos salir del gran bache, y la mejor manera es por medio de la educación.


Bibliografía








OPINIONES DE PESO, por Roberto Herrero Buhler
Economía
3er Semestre

Twitter:@rob_herrero

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.