miércoles, 3 de septiembre de 2014

El riesgo de una deuda pública creciente, por José Antonio Hernández López @jantoniohl

El riesgo de una deuda pública creciente, por José Antonio Hernández López

La crisis de la deuda externa en Argentina debida a los llamados “fondos buitre”1, trae a la memoria, de nueva cuenta, los problemas que han enfrentado muchos países iberoamericanos, ya sea de insolvencia o de falta de liquidez, debido a un endeudamiento excesivo.
           
El presupuesto público aprobado para este año por la Cámara de Diputados en México señala el incremento del déficit fiscal, que será del 3.5% del PIB, lo que será necesario financiar mediante deuda pública. Ya se han emitido bonos de deuda por dos mil millones de euros a 7 y 15 años, con rendimientos que van del 2.4% a 3.75% al vencimiento2, y la deuda pública ya se ha incrementado a un ritmo notable de 1,622 millones de pesos diarios a partir de diciembre del 2012, lo que ha duplicado su monto en los últimos siete años, según se desprende de la información publicada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público3.
           
Entre diciembre de 2012 y junio de 2014, la deuda neta del sector público pasó de 5 billones 352 mil 794.7 millones de pesos a 6 billones 229 mil 177.1 millones, lo que significa un crecimiento del 16%, porcentaje que es casi ocho veces superior al del crecimiento económico registrado en el mismo período, y que equivale a 35.5% del valor del PIB, que es el valor a precios de mercado de los bienes y servicios producidos por la economía. En 2006, la deuda pública era del 18% del PIB.
           
La reciente reforma energética hizo que los pasivos laborales de Pemex y de la CFE, y cuyo monto asciende a 1,700 millones de pesos, pasaran a ser parte de la deuda pública, lo que implica una presión adicional a las finanzas públicas y al déficit fiscal.
           
¿Hay algún límite ideal para el endeudamiento público? Depende del crecimiento y de las expectativas de cada economía, y también del destino del dinero que se pide prestado. Siempre es mejor que sirva para financiar inversiones productivas, y no gasto corriente, como salarios y prestaciones de maestros que están en huelga gran parte del año, o para comprar artículos y enseres de oficina.

Bibliografía

1 Fondos de capital de riesgo que se invirtieron para comprar los bonos de la deuda pública Argentina –que ya enfrentaba serios problemas financieros que la acercaban a la insolvencia– para luego adquirir esa deuda y proceder judicialmente para el cobro total de los bonos, más los intereses por los años adeudados,
2 Guillermo Barba, “Deuda mexicana, crece sin cesar”, Forbes, 2 de abril de 2014.  http://www.forbes.com.mx/deuda-mexicana-crece-sin-cesar/

3http://www.shcp.gob.mx/POLITICAFINANCIERA/FINANZASPUBLICAS/Estadisticas_Oportunas_Finanzas_Publicas/Informacion_mensual/Paginas/deuda_publica.aspx

Tiro Libre, por José Antonio Hernández López
Economía
1º Semestre
Twitter:@jantoniohl

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.