jueves, 22 de enero de 2015

2 cosas seguras en la vida: la muerte y los impuestos , por Armando Flores Arteaga @Armando_FA

“En este mundo existen dos cosas seguras: la muerte y pagar los impuestos” esta frase célebre dicha por Benjamín Franklin, padre fundador de los Estados Unidos. Estados Unidos país que se ha convertido en uno próspero, lo ha hecho por sus fundamentos. Adam Smith, padre de la economía y contemporáneo de Benjamin Franklin dijo que existían 3 aspectos que le darán prosperidad a cualquier nación: paz, justicia e impuestos. Ésta frase se centra en el tercer aspecto necesario para alcanzar la prosperidad, los impuestos.
Estos impuestos que generan mucha polémica, pero que tan bien son necesarios, ya que éstos son los que permiten se construyan hospitales, escuelas, carreteras, se paguen los sueldos de policías, que ayuden a tener seguridad y demás cosas que permiten una buena convivencia entre los hombres.
Al hacerse la pregunta ¿Un hombre es dueño del producto integro de su esfuerzo? La primer respuesta un tanto obvia es que si, cualquier persona debe ser capaz de utilizar sus ingresos de la manera que quiera, sin perjudicar a otros; pero también al convivir en sociedad, el hombre necesita de reglas de convivencia, las cuales las lleva a cabo el gobierno y para hacerlas necesita de dinero, ya que nada es gratis en la vida, por eso es que existen los impuestos y son tan necesarios, lo diferente es determinar ¿hasta que punto te cobran la cantidad correcta, que ayude a todos? Muchas veces he escuchado que en países de Europa se paga una mayor cantidad de impuestos, y que a diferencia de México, en Europa tienes bastantes comodidades solventadas por el gobierno, se percibe de una mala redistribución de los impuestos en México.
En mi opinión creo en el fin de los impuestos y su necesidad de existir, y creo que el impuesto que mejor beneficie a todos es uno que sea: único, para que sea el mismo nivel de pago de todos, y permita la competencia entre todos, fijo, para que mantenga su valor y, al consumo, no a los ingresos, pero sí al consumo, ya que consumidores somos todos y de esta manera no se distorsiona el mercado.

Bibliografía:
-La formación de la teoría económica moderna, Mark Skousen.
-Propiedad privada: condición de posibilidad del ejercicio de libertad individual, Arturo Damm




Lo único constante es el cambio, por Armando Flores Arteaga
Economía
2º Semestre

Twitter:@Armando_FA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.