martes, 20 de enero de 2015

No se ve hasta donde el problema de desigualdad y pobreza en México, por Roberto Herrero Buhler @rob_herrero


Todos sabemos que México no pasa por un buen momento en términos económicos, siendo este un problema al que parece que ya comenzamos a “acostumbrarnos” por decirlo de alguna manera. Pero pocos sabemos exactamente la magnitud de este gran problema, los números son crudos. Según los últimos datos que se tienen, casi el 75% de los ciudadanos al límite de la supervivencia, esto hace referencia a que apenas logran obtener las necesidades más básicas para vivir, lo cual es realmente grave. No es posible siquiera concebir un Estado que piense en un crecimiento y desarrollo económico con una crisis como está.
Es necesario entonces corregir este problema antes de pensar en otra cosa. Daniel Rodríguez Velázquez, académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México dijo que la pobreza y la desigualdad son inherentes al modelo económico mexicano.
Este conflicto ahonda en un ambiente de salarios bajos y un mercado laboral reducido, existe una existencia de carencias y un mínimo acceso a los derechos fundamentales de los ciudadanos. Los acontecimientos actuales evidencian la disparidad social, económica, de justicia y de satisfacción de demandas de las familias en condiciones de vulnerabilidad.  Donde lo peor de todo es que las políticas públicas solamente buscan una alta rentabilidad electoral,  pero que como políticas sociales son totalmente mediocres. De esta manera la idea de mantener un importante porcentaje de la población en pobreza resulta rentable políticamente en un régimen no democrático como en el que vivimos.
La realidad es que no hay propuestas públicas que busquen modificar para bien lo que ahora vivimos y mucho menos existe el interés para hacerlo, incluso se trabaja de manera ardua para ocultar el origen de la riqueza extrema de unos pocos, minoría cada vez más rica.
La única manera para cambiar esto, es por medio de un verdadero cambio, una revolución intelectual donde la idea de una nueva mentalidad es la que debe prevalecer, pero lo importante es que esta se base sobre todo en los derechos humanos, pensar realmente en la sociedad, y actuar éticamente por parte de cada uno de los fun
cionarios públicos encargados de las políticas públicas. Es necesario modelos que tanto a nivel global como individual hagan esfuerzos por combatir la pobreza y la desigualdad.
Por desgracia el cambio no se ve próximo, incluso podría parecer que vamos de mal en peor, solo basta observar que para 2015, la deuda representará una parte importante de los ingresos nacionales, lo que evidencia un mal manejo de las finanzas públicas y agudiza la desigualdad y carencias. Lo que nos habla de que al gobierno no le interesa este cambio tan importante para nuestro país.
Sin embargo, es importante reflexionar de que el problema no solamente es culpa ellos sino de todos, de una desvalorización de lo realmente importante, es menester que el cambio sea radical por parte de todos, pues al final el gobierno es el reflejo de la sociedad.


Bibliografía
Periódico La Jornada; miércoles 14 de enero de 2015, p. 39; http://www.jornada.unam.mx/2015/01/14/sociedad/039n3soc


OPINIONES DE PESO, por Roberto Herrero Buhler
Economía
4° Semestre
Twitter:@rob_herrero

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.