jueves, 20 de agosto de 2015

Never get so busy making a living, that you forget to make a life, por @Armando_FA

En el transcurso de la vida, las personas sufrimos bastantes cambios, cada momento da una perspectiva diferente. Los humanos al tener tanta capacidad de retención, razonamiento, asimilación y comprensión entre otras cualidades innatas por ser seres pensantes: absorbemos conocimiento de cada aspecto que vivimos. “El hombre es el ser perfectible entre Dios y un animal” como dijo Aristóteles, no somos completamente perfectos, ni nos guiamos sólo por instintos, las personas son aquellas que se van moldeando diariamente, alcanzando la perfección.
La racionalidad del hombre es un supuesto implícito para las teorías económicas, donde se supone que todos los seres humanos tratamos de conseguir lo más con lo menos ó maximizar utilidades y minimizar costos, por ejemplo: se supone que una persona que tiene un sueldo fijo al mes, siempre intentará cubrir la mayor cantidad de sus necesidades, para lo cual necesita gastar lo menor posible en cada gasto.
Pero, ¿Qué tan racional actuamos cuando somos movidos por algún capricho? ,por ejemplo una mujer que compra un par de zapatos marca gucci, en vez de comprar un modelo muy parecido flexi, suponiendo que en aspecto, confort y uso son iguales, parecería irracional haber gastado más en comprar un producto que se podía conseguir en menos dinero, todos tenemos estos tipos de comportamientos y no son irracionales, ya que buscan una mayor utilidad, aquí entra la apreciación personal, donde influyen los preceptos que cada persona tenga (inclinación por un marca, sentimiento de ayudar a alguna persona), teniendo resultados muy diferentes, pero siempre en principio considerando la opción con mayor utilidad.
Existen teorías económicas que buscan medir en términos contables las utilidades, pero independientemente de saber a priori si comprar un traje ermenegildo zegna te dará más utilidad que un traje zara, es cierto que tus sentimientos, inclinaciones y gustos influyen en la toma de tus decisiones.
“Nunca te distraigas tanto en hacer una fortuna, que te olvides de hacer una vida” anónimo. En el actuar humano siempre se busca una mayor utilidad, pero no olvides que la mayor utilidad está en una vida plena.



Bibliografía:
-Historia del pensamiento económico, Dr. Arturo Damm

-Persona y Sociedad, Dr. Ezequiel Téllez



Lo único constante es el cambio, por Armando Flores Arteaga
Economía
3º Semestre
Twitter:@Armando_FA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.