martes, 16 de septiembre de 2014

Se abren nuevas puertas para México, por Marianne Gómez Martínez @marianne_mgm

Se abren nuevas puertas para México, por Marianne Gómez Martínez


El pasado primero de septiembre, durante el segundo informe de gobierno, nuestro presidente Enrique Peña Nieto confirmó la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

La realización de esta nueva oportunidad se llevará a cabo en la parte adyacente del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, decisión tomada con ayuda de la Organización de Aviación Civil Internacional, pues ésta hizo estudios aeronáuticos y ambientales para determinar el lugar de construcción.

Constará alrededor de 170 mil millones de pesos totales, 127 mil 400 millones de pesos se destinarán a la infraestructura del aeropuerto, tomando en cuenta el modelo arquitectónico del aeródromo con un valor mil 800 millones de pesos. Manuel Ángel Núñez Soto, director del Grupo Aeroportuario de México, señaló que se requiere una inversión de 17 mil millones de pesos para las obras hidráulicas necesarias desde lagunas de regulación hasta un mejoramiento del suelo debido a que anteriormente ésta zona se utilizaba para la producción de spirulina.; también se necesitarán 4 mil 700 millones de pesos para obra social.

De acuerdo con los aproximados presupuestos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tan sólo la gestión del proyecto y diseño abarcarían un valor de 20 mil 500 millones de pesos. Cabe mencionar que el 60% de la estimación total provienen del Presupuesto de Egresos de la Federación y el 40% restante, al parecer será pagada por viajeros áéreos que le dan uso a la terminal, de igual manera cobrada por las aerolíneas y por parte de la Tarifa Única por Uso de Aeropuerto (TUA), información mencionada por el periódico Reforma el pasado 02 de Septiembre.

Ésta es una inversión en la que México podría obtener altos beneficios con una administración eficaz y una buena distribución de los recursos. Una de las ventajas será poder transportar el cuadruple de la capacidad actual de pasajeros, es decir, 120 millones de personas por año entre seis pistas, dando así un beneficio social pues será un proyecto sumamente sustentable y eficiente, abriendo nuevas fronteras con el uso de tecnología, favoreciendo de esta manera el desarrollo industrial, aéreo y económico.

Es un proyecto ambicioso en donde el nuevo aeropuerto respondería a la necesidad de México ante la exigencia de nuevos empleos y ayudando con la saturación del aeropuerto actual, ya que afecta al turismo de nuestro país, solucionándolo al darle mayor acceso a personas extranjeras y nacionales e incrementando la competitividad internacional del país y sus inversiones. También representará una mejora en la conectividad vial terrestre ampliando zonas que normalmente están saturadas durante la semana.

Finalmente, con respecto a la obra hidráulica, la inversión antes mencionada incrementaría la oportunidad ofertada de agua limpia, reducirá factores como inundaciones e incluso problemas sanitarios. El proyecto llevará a cabo recursos públicos y privados, así que mejorará la integración de mercados puesto que el 35% del comercio nacional es transportado vía aérea.


Bibliografía

El Universal. Cartera. Consultado el jueves 04 de septiembre del 2014 a las 14:30 pm.

El Economista.  Consultado el miércoles 03 de septiembre del 2014 a las 12:40 pm.

El Universal. Nación. Consultado el miércoles 03 de septiembre del 2014 a las 17:00 pm.

Publímetro. Consultado el  jueves 04 de septiembre del 2014 a las 22:30 pm.

Finanzas hoy, mañana y siempre, por Marianne Gómez Martínez
Finanzas
1º Semestre
Twitter:@marianne_mgm

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.