jueves, 18 de septiembre de 2014

Si puedo revender ¿Para qué trabajo?, por Gilberto Romero Luna @gil_romero95

Si puedo revender ¿Para qué trabajo?, por Gilberto Romero Luna

En México, la reventa es un tema de cada fin de semana, en todos y cada uno de los estadios deportivos, y si llega a tocar un juego interesante, los revendedores ya hicieron su “agosto”.

Hace unas semanas, se dio en el Estadio Azteca, un clásico del fútbol mexicano, de alto rating televisivo y casi siempre de estadios con lleno total, al menos en las zonas bajas de éste. Se realizó un trabajo de campo, asistiendo al inmueble, para investigar un poco acerca del tema, a fin de ver qué tanto ingreso generaba este negocio tan famoso en las últimas décadas. Lo primero fue investigar cuánto costaban los boletos en taquilla y, por ser un encuentro de alto calibre, el Club América también subió sus cuotas, aprovechando que el equipo estaba invicto y que era contra el odiado rival, Pumas. El precio de los boletos subió de los $150-200.00 que cuestan normalmente a unos $600.00 en promedio según Ticketmaster, cosa que no afectó en ningún sentido a los aficionados, pues siguiendo la ley de precio ideal, si el precio sube, la demanda bajaría, pero por lo visto esta vez no afectó ya que el día del cotejo, por ahí de las diez de la mañana, los boletos se encontraban agotados por completo. Ésto orillaba a la gente a buscar a los revendedores, quienes como peces al echar comida en una pecera, salen de sus escondites a ganarse la vida.

Se puede tomar como ejemplo una pareja que era oriunda de Metepec, Estado de México. Marcos, de alrededor de 55 años y Mercedes, de unos 50, llevan unos diez años llevando a cabo este negocio, desde que él se quedo sin trabajo y comenzaron a tener problemas de dinero. Según dicen, comenzaron poniendo un negocio propio, por lo que vendieron su coche y con ello pusieron una pequeña tienda de abarrotes, pero no les generaba los ingresos deseados y quebraron. Un fin de semana, Marcos quiso ir al estadio a ver a los Diablos Rojos del Toluca contra el Cruz Azul y al no haber boletos en taquilla acudió a la reventa y al ver los precios regresó desahuciado a casa. Más tarde, esto lo inspiró a probar el negocio y desde ese día, su trabajo se reduce a asistir a las taquillas un par de días antes y esperar a que se agoten los boletos.

En un partido como éste, si ya no encuentras en taquilla y acudes a la reventa, un boleto promedio, en la mañana o un día antes del encuentro, oscila entre los $1,300.00 y $2000.00, por lo que cada boleto revendido, les genera a éstos, un ingreso mínimo de $600.00 y suponiendo que compren en promedio unos 40 boletos, ésta pareja ingresa alrededor de $50,000.00, considerando que no venda todos, lo que equivaldría a unos 400 días de salario mínimo volviéndolos cazadores de clásicos. Restando los gastos que puedan tener como transporte ($200.00), comida ($200.00) y la compra de boletos ($24,000.00), cada inversión les generaría una ganancia total de más o menos unos $25,000.00, doblando su inversión inicial.

La desventaja de esto es que no todos los fines de semana hay partidos que generen este interés, entonces sólo hay que buscar cuál será el mas decente y que mejor venda, por lo que en fechas FIFA, cuando no juega la selección en México, o en los descansos de temporada, el ingreso de éstas personas se reduce a cero.

Es lamentable que por la poca oportunidad de trabajo la gente llegue a esto, sería ideal si se pudiera hacer algo para erradicar la situación y que la gente pueda asistir pagando el precio justo por su boleto; FIFA y FMF, tienen trabajo.


Bibliografía:
·       
·       


La Economía en los Deportes, por Gilberto Romero Luna
Finanzas 
1º Semestre 
Twitter:@gil_romero95

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.