lunes, 3 de noviembre de 2014

Adiós mundial, hola realidad, por Alison López Aguilera @alisonLpz

Entre más sigan negando que su país está en recesión, mayor cuenta se dan las personas de la terrible situación económica que se tiene en Brasil. Ya llevan dos semestres consecutivos de caída en la producción en donde el PIB cayó en 0.6% en el primer y segundo trimestre y la producción 0.2% en los primeros tres meses del año. Actualmente Brasil se ha rezagado respecto a los otros tres países del BRIC, así como de México, la segunda economía más grande de Latinoamérica.
La mayoría de los analistas piensan que no crecerá nada este año. En 2015, es probable que la economía se expanda en solo 1 por ciento. Lo único que le ayuda a la economía son las exportaciones, que subieron 2.8 por ciento en el segundo trimestre. El gobierno culpa a una recuperación mundial débil por la crisis financiera de 2008-09 y un exceso de días feriados durante la Copa Mundial de fútbol que duró un mes. Aunque esto va en contra de las ideas de que el mundial debería de ayudar en la economía, ya que su consecuencia es mayor consumo y turismo.  Si acaso, el resto del mundo ha impulsado el desempeño de Brasil, lo que deja una pregunta importante, ¿Cómo es que llego a este estado tan brutal?
Claramente algunos de los problemas son de origen interno. Un brasileño te diría que tiene una infraestructura lamentable, embrollos de papeleo; reglas laborales rígidas y un sistema fiscal complicado. Si se suma la incertidumbre ante una elección presidencial altamente disputada (la reelección de la actual presidenta, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores y su principal contendiente es Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño), se entiende porque la confianza esta por los suelos.
Lo más preocupante es que la inversión ha estado cayendo por cuatro trimestres consecutivos. Se ha llegado en un punto en el que el crecimiento potencial de Brasil es de 2% o menos, la mitad de lo que era hace unos años.
Los consumidores se están volviendo más cautelosos, los bancos ya no están asumiendo riesgos grandes, las ventas minoristas han decaído, el sector de servicios de mano de obra intensiva bajo. Las medidas que están tomando las empresas han tratado hasta ahora de evitar los despidos, los cuales generan capacidad ociosa que no es aprovechada y por lo tanto baja la producción de bienes y el bienestar general de la sociedad porque su capacidad consumo se limita.
Al final, gane quien gane, deberá replantearse el manejo de la política económica brasileña para situarla de nuevo de una manera sostenible.

Bibliografía

“¿Qué ocurre con la economía de Brasil?” Obtenido el 23/10/2014 http://www.dineroenimagen.com/2014-10-23/45352?categoria=%22dinero%22
“Brasil: Rousseff va ganando; los mercados, perdiendo” Obtenido 02/10/2014 http://www.dineroenimagen.com/2014-10-02/44242



Un Vistazo al Cambio, por Alison López Aguilera
Economía
1º Semestre
Twitter:@alisonLpz

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Queremos saber que opinas de la información que estamos publicando.